Cómo arreglar un pinchazo

 

 

El tema de esta página puede parecer un poco tonto: hasta un niño sabe arreglar un pinchazo! Pero quizá por lo tonto, no se suele explicar, y he visto gente que los arregla mal. Y quizá no sea tan fácil: a cada pinchazo voy aprendiendo alguna cosa nueva.

Empezaremos por explicar como reparar pinchazos en la tranquilidad del hogar (o del taller). Al final se explicará qué hacer en ruta.

 

¿Está pinchado?¿Dónde?

Un consejo que puede ahorrar trabajo: antes de reparar un pinchazo, asegúrate de que existe. Hace unos días se me "pinchó" una rueda. Tras desmontar la rueda, la cubierta, mirar la cámara, etc. no encontré nada. La ha vuelto a montar y no se deshincha. Supongo que lo que pasó es que la válvula no estaba bien cerrada. Conque si una mañana te encuentras la rueda deshinchada, si puedes, simplemente hínchala de nuevo y mira a ver que pasa.

Una vez seguro que la cámara pierde aire, entonces empieza la reparación. Primero conviene, para más comodidad, desmontar la rueda y deshincharla del todo. Nos sentamos en una silla y pasamos a desmontar la cubierta. Para ello usaremos unas palancas ad-hoc llamadas desmontadores. Necesitaremos al menos dos. Las hay de plástico y metálicas. Las de plástico son mejores al disminuir el peligro de pellizcar la cámara y crear otro pinchazo. Si no tienes desmontadores te recomiendo que vayas a comprar unas (se encuentran muy fácilmente y valen como mucho dos euros). En caso de urgencia yo he desmontado las cubiertas con cucharas o tenedores (¡usa el 'mango', no los'pinchos'!).

Para desmontar la cubierta coges un desmontador, lo metes por debajo del borde de la cubierta y, usando el borde de la llanta como eje de palanca, se saca el borde de la cubierta. El punto elegido para introducir el primer desmontador es indiferente mientras está algo alejado de la válvula, ya que ésta tiene una parte interna dentro de la cámara que dificultaría la operación. Sin sacar el desmontador (algunos vienen preparados para poder engancharlo a un radio y no tener que sujetarlo) se mete otro a unos 10 centímetros y se repite la operación. Ahora tendrás un trozo del borde de la cubierta que ya se quedará por fuera de la llanta y podemos quitar los desmontadores. Una vez aquí podemos seguir usando los desmontadores e ir haciendo palanca cada 10 ó 15 centímetros para ir sacando la cubierta, o usar la mano (o el desmontador) e ir deslizándolo y sacando la cubierta.

Hay cubiertas que porque tienen un reborde o por tamaño, no permiten introducir un segundo desmontador una vez hemos hecho palanca con el primero. En este caso hay que introducir los dos desmontadores a la vez, dejando entre ellos una distancia de unos 10 centímetros (o lo máximo que te permita la cubierta) y hacer palanca con los dos a la vez.

La cubierta quedará con uno de los bordes metidos dentro de la llanta, y el otro fuera. Ahora hay que sacar la cámara. Para ello lo primero que hay que hacer es sacar la válvula de su agujero. Cogemos el borde suelto de la cubierta a la altura de la válvula y lo echamos para atrás de manera que podamos extraer la válvula con cuidado. Esto lo hacemos tanto para evitar daños a la válvula, sobre todo si es del tipo 'presta' (el de bicicleta, schreder es el de 'tipo coche'), como para evitar tirones y pellizcos a la cámara. Una vez sacada la válvula es fácil sacar el resto de la cámara.

Para poder reparar el pinchazo debemos primero localizarlo. Llenamos un barreño de agua, hinchamos la cámara y, si la válvula es del tipo presta, la cerramos. Introducimos la cámara en el agua y buscamos burbujas que nos revelen el lugar del agujero. Una vez localizado, introducimos en él un pequeño clavo para localizarlo fácilmente cuando hayamos deshinchado la cámara. Como no cuesta nada, yo siempre busco en toda la cámara por si hubiera más de un pinchazo (más vale un "por si acaso..." que un "¡Quién pensara...!). No hay que olvidarse de sumergir la válvula que a veces es por allí por donde se escapa el aire. Si no encontramos nada, hinchamos un poco más (sin pasarse!) y volvemos a mirar, ya que si el agujero es muy pequeño puede sólo perder aire a presiones algo elevadas.

 

Reparando el pinchazo

Una vez localizado el agujero pasamos a ponerle el parche encima. Para ello primero debemos secar bien la cámara, y deshincharla (quizá no del todo, para que mantenga un poquito de rigidez). Una vez seca debemos rascar la zona del pinchazo con papel de lija. Esto es muy importante, ya que al confeccionar la cámara se utiliza un polvo para impedir que la goma con que se fabrica se adhiera al molde. Cuando llega a nuestras manos, la cámara sigue teniendo este polvo y si no lo quitamos con el papel de lija, impedirá que el parche se adhiera a la cámara.

Tras rascar untamos la zona alrededor del pinchazo con la cola especial que viene con los parches. No useis otra. Esta cola, además, se va descomponiendo con el tiempo, conque si hace mucho (un año o más) que teneis un tubo ya abierto, tiradlo y comprad otro. Untad de sobra. Es importante que cubra toda la superficie que después ocupará el parche y algo más por si al caso. No hay que poner mucha cantidad, una ligera capa basta. Yo la extiendo con el dedo, que va mejor que cualquier pincel (si teneis la piel delicada usad guantes finos de latex). Una vez untada la cámara hay que esperar unos minutos hasta que la cola se seque. Una vez seca, se quita el clavo que hemos usado para marcar el agujero, se quita el protector metálico del parche y se pone. Apretamos a fondo por toda la superficie del parche. No hace falta apretar sobre el suelo o una pared, sino que se puede doblar la cámara y el parche sin piedad y usar los dedos como pinzas. Normalmente con este doblado se rompe el protector plástico fino que tiene el parche por encima. Podemos quitarlo tirando desde el centro hacia el exterior, nunca al revés. Si no podemos quitar el protector plástico tampoco pasa nada.

 

¿Y si es la válvula?

Si la pérdida de aire proviene de la válvula y ésta es de tipo presta a lo mejor se puede reparar. Algunas válvulas tienen el núcleo interno simplemente atornillado a un tubo externo. Si es así, con unos alicates hay que volver a apretar el núcleo y podemos tener suerte y parar la pérdida. Si la válvula es de tipo schraeder, no hay nada que hacer.

 

Montando la cubierta

Antes de volver a montar la cubierta hay que investigarla a fondo para asegurar que el causante del pinchazo no siga allí. Usad tanto los ojos como las manos. Como ya sabeis dónde se produjo el pichazo revisad a fondo esa zona. Una vez no tuve más remedio que desmontar completamente la cubierta, llevarla al cuarto de baño, y con mucha luz y unas pinzas, sacar el pequeño hilillo de acero que me había causado el pinchazo. Esto lo hice tras el segundo pinchazo causado por el hilillo. Lo tenía que haber hecho tras el primero (había notado un pequeño 'algo' pero...).Conviene esperar alrededor de una hora antes de volver a montar la cámara. Así damos oportunidad de que el parche y la cola vulcanicen y se adhieran realmente bien a la cámara. Si no lo hacemos la presión del aire de la cámara puede ser suficiente para despegar ligeramente el parche y hacer que pierda aire. En todo caso no conviene en absoluto usar la camara reparada hasta no haber pasado una o dos horas desde la reparación.

Para volver a montar la cámara conviene hincharla un poquito para que tenga algo de rigidez. Después se empieza introduciendo la válvula en su agujero y se coloca la cámara por dentro de la cubierta. Empezamos a montar la cubierta por la zona de la válvula. Esta zona de la cámara es particularmente propensa a pellizcos debido a la rigidez que le da la base de la válvula. Para evitar problemas hay que empujar la válvula hacia dentro del agujero para asegurar que el borde de la cubierta se pueda asentar por debajo de la cámara. Seguimos introduciendo el borde de la cubierta por dentro de la llanta con las manos, avanzando en simultáneamente en ambas direcciones, alejándonos de la válvula. Hay que ir siempre con cuidado de no pellizcar la cámara. Con la rigidez que le da el estar un poco hinchada, no es difícil. Para los últimos centímetros normalmente hay que usar un desmontador.

Al volver a hinchar la rueda hay que hacerlo despacio e ir muy atento a cualquier hinchazón que se produzca. Esta hinchazón puede deberse a haber montado mal la cubierta o a que ésta se haya roto al montarla o desmontarla (no porque lo hayamos hecho mal, sino porque ya estaba vieja y la fuerza extra hecha sobre ella la ha acabado de matar). En ambos casos hay que deshinchar inmediatamente la rueda, y diagnosticar el problema. Si la cubierta está rota hay que poner una nueva; si estaba mal montada, se vuelve a montar y ya está. Si hay que poner una cubierta nueva, recomiendo ponerla siempre a la rueda de delante, cambiando la de delante a la rueda de atrás, si es necesario. Tu mejor rueda debe ser la de delante ya que si, yendo en marcha, tienes algún problema en la rueda de detrás es posible que te puedes detener sin más que un susto. Si es en la rueda de delante, lo más probable es que te vayas al suelo.

 

Reparaciones en la carretera

Si en vez de encontrarte con el pinchazo en casa lo haces en la carretera la situación es sólo un poco diferente. Si el pinchazo es de 'deshinchado lento' y estoy cerca de casa, prefiero ir hinchando la rueda cada 4 ó 5 Kms y reparar en casa. Si no tengo más remedio que reparar, uso una cámara de recambio que siempre llevo. Sustituyo cámaras y ya está. Naturalmente, esto me deja sin recambio. Por si al caso también llevo un kit reparador de pinchazos, con los parches, la lija y la cola. De momento siempre he tenido suerte y si he pinchado ha sido cerca de casa, he cambiado la cámara y el riesgo de tener un segundo pinchazo era pequeño. Pero si teneis un pinchazo lejos de casa lo que hay que hacer es sacar la cámara, reparar el pinchazo, poner la cámara de recambio, y guardar la cámara reparada para dar oportunidad a la cola a vulcanizar, como se ha indicado arriba.

Lo único que cambia al hacer la reparación en la carretera es cómo localizar el agujero, ya que no se dispone del barreño de agua. Hay que hinchar y usar la mano y la cara como 'sensores de viento' para localizar el chorro de aire que se escapa. Si el agujero es muy pequeño puede ser difícil. También hay que revisar con sumo cuidado la cubierta y quitar la causa del pinchazo.