Alineado de Ruedas

   

Motivación

Hoy en día la mayoría de ruedas que se pueden conseguir están enlazadas y tensadas a máquina. A mano se pueden conseguir ruedas mejores. Todas las ruedas que he comprado han tardado sólo unas semanas en desalinearse. Decicí meterles mano yo mismo y ahora a lo más las tengo que retocar un poco cada seis meses. Otra ventaja de una rueda bien hecha es que es más resistente. Además, una rueda mal hecha tiene mayor propensión a romper radios. Jamás se ha roto un radio de una rueda hecha o retocada por mí (cierto es que tampoco he hecho tantas, pero antes rompía un radio al año o así).

Y no es necesario ser un experto ni tener mucho equipo para conseguir unas buenas ruedas. Basta una llave de radios, tu bicicleta y, sobre todo al principio, paciencia. Yo empecé con ganas y cuatro indicaciones, y ahora, con la experiencia, hacer una rueda nueva es cuestión de un par de horas; los retoques son cuestión de minutos.

En este artículo os daré una explicación elemental de cómo alinear una rueda. Como ejemplo, explicaremos como se hace un cambio de llanta. Hacer retoques es simplemente el último paso de construir una rueda nueva. Una explicación más detallada (en ingés o francés) se puede encontrar en la página de Sheldon Brown y para una explicación completa de todo lo que se te puede ocurrir sobre una rueda de bicicleta está el excelente libro de Jobst Brandt The Bicycle Wheel (La rueda de la bicicleta). Este libro yo lo compré por Internet en Bookstacks. Seguramente se puede comprar en otros sitios de Internet.

 

Funcionamiento de la rueda

Sobre una rueda puede haber tres tipos de fuerzas: las verticales, que están ocasionadas por el peso de la bicicleta y del ciclista, las laterales, y las rotacionales que vienen del pedaleo y de la frenada. Estas fuerzas se trasladan del eje a la llanta (o viceversa) por los radios. Tener una buena rueda, es tener 'bien' los radios.

Las fuerzas verticales las aguantan los radios que están abajo (los pocos que están sobre la zona de contacto del neumático) y lo hacen destensándose. Esto lo podeis comprobar pulsando los radios y comprobando como los inferiores dan un sonido más grave al estar sometidos a una tensión menor. Las fuerzas laterales las aguantan todos los radios debido a que están un poco inclinados (el llamado aparaguado). En la rueda trasera, en la que el ángulo de inclinación es distinto en los dos lados, los radios del lado izquierdo (donde no está la cadena) deben tener una tensión inferior (entre 2 y 3 veces menor) que los del lado derecho para poder sujetar equilibradamente la rueda. Esto también lo podeis comprobar pulsando los radios. Los esfuerzos rotacionales se aguantan por el entrelazado de los radios. Es por este motivo que los radios no salen radialmente desde el eje hacia la llanta sino en ángulo. Es inviable tener una rueda trasera con radios 'rectos' en ambos lados. Sí que es posible en la rueda delantera, donde estas fuerzas son mucho menores y aplicadas en la llanta y no en el eje. Hay diferentes tipos de entrelazado. El más habitual es el '3x', en el cual cada radio cruza otros tres (dos muy cerca del buje) antes de llegar a la llanta.

Tener una rueda en buen estado consiste básicamente en tener los radios adecuadamente tensos. En teoría es así de sencillo, en la práctica es sólo un poco más complicado.

 

Terminología

Aunque lo he visto llamar centrado de ruedas yo prefiero llamar alineado de ruedas al proceso de conseguir una rueda redonda, centrada sobre el eje y bien tensada. Una rueda mal alineada tiene uno o más de estos defectos:

 

  • Alabeo lateral. Este problema consiste en que parte de la llanta está desplazada lateralmente respecto al plano de la circunferencia
  • Alabeo vertical. En este caso la llanta no forma una circunferencia sino que en alguna parte está achatada o ahuevada.
  • Descentrado La rueda forma una circunferencia en un plano, pero este plano no se encuentra en el centro del eje sino un poco a un lado. Es un problema ya que si las dos ruedas no se encuentran en la misma recta, la bicicleta es poco estable.
  • Tensión insuficiente o irregular. En el caso de tensión insuficiente la rueda no es todo lo fuerte que debería ser. Si la tensión de los radios es irregular, la rueda se desalineará rápidamente, ya que los radios más tensos tenderán a perder tensión y esto producirá un alabeo lateral notable.

Corregir uno sólo de los problemas es relativamente fácil, corregirlos todos es lo que es más complicado. El problema más evidente es el del alabeo lateral; el alabeo vertical es poco problemático si se tienen llantas de sección en V: la rigidez de la llanta es tal que poco se puede hacer tensando radios. Esto es bueno y malo: bueno, porque es una variable menos de la que preocuparse; malo, porque si la llanta tiene algún pequeño defecto, no tiene arreglo.

 

El banco de trabajo

Existen soportes especiales diseñados para alinear la rueda. Algunas ya vienen con un mecanismo de 'autocentrado' que te ayuda a centrar la rueda a la vez que la alineas. Si alguien tiene o quiere comprarse un soporte de estos trabajará de forma más cómoda, pero realmente lo único que se necesita es la bicicleta, que vuelta boca abajo, funciona perfectamente de soporte. Los frenos sirven perfectamente de guía para el alabeo lateral. Empezamos con las zapatas lo más separadas posible, y a medida que la rueda se va alineando las vamos juntando. Además, si las zapataas están bien colocados, también sirven para el centrado. Si no están bien colocados, es decir, si una zapata está más cerca de la llanta que la otra, entonces hay que ir sacando y volteando la rueda (que lo que era el lado izquierdo de la llanta quede a la derecha). Si la rueda está centrada, la posición relativa de la llanta y la zapata no cambiará; si cambia, la diferencia de distancia entre la zapata y la llanta antes y después de voltear la rueda es el doble de la distancia entre el centro de la llanta y el centro del eje, es decir, el doble de lo que está 'descentrada' la rueda. Naturalmente, siempre hay que coger la distancia respecto a la misma zapata.

Para hacer un trabajo completo la rueda debe estar con la llanta 'desnuda', sin cubierta ni cámara. Para pequeños retoques la cubierta puede quedar puesta. Para centrar la rueda de atrás, para poder voltearla, es necesario quitar la cadena, o, alternativamente, poner la rueda en la horquilla, es decir, hacerla ocupar el lugar de la rueda delantera. Como antes, para pequeños retoques no hace falta hacer cambio alguno.

Para medir el alabeo vertical basta una pinza de ropa colocada adecuadamente en el cuadro (exactamente dónde depende del cuadro), de manera que roce el borde de la llanta.

Existen tensiómetros para medir la tensión de los radios, pero son caros y hace falta calibrarlos con frecuencia. Para comparar tensiones de radios basta con pulsar los radios como si fueran cuerdas de guitarra, cuanto más agudo sea el sonido, más tenso está. Conviene pulsar el radio cerca de la llanta. En una rueda delantera los radios de los dos lados deberían acabar con tensiones similares; en la rueda trasera, debido al aparaguado, los radios de los dos lados tienen tensiones muy distintas. Naturalmente, estoy suponiendo que todos los radios son del mismo tipo. Si, Dios no lo quiera, teneis radios de diferentes tipos en la rueda, el tono que dan bajo la misma tensión es completamente distinto (en este caso, recomiendo que cambieis los radios que son distintos antes de seguir).

Para tensar los radios debeis usar una llave de radios. Se pueden conseguir en cualquier tienda de ciclismo y cuestan alrededor de 3 euros. Para facilitar un poco el trabajo, podeis poner una gota de aceite en los ojetes de las llantas de manera que sea más fácil girar las tuercas de los radios.

 

Empieza el trabajo

La llanta y el buje han de estar en buen estado, si no, es necesario sustituirlos. Sólo muy pequeñas imperfecciones de la llanta pueden corregirse. Los radios no debieran esar oxidados ni doblados; las tuercas de los radios han de estar en buen estado, si están 'redondeados', aunque sea un poco, hay que sustituirlos.

Supongamos que el punto de partida es la sustitución de una llanta que esté gastada. Los radios se han asentado en el buje y es muy importante no cambiarlos de agujero ni de orientación. La forma más sencilla de cambiar la llanta es quitar la cubierta, cámara y cinta de la rueda, aflojar todos los radios de la rueda (sin soltarlos), sentarse, poner la rueda horizontalmente sobre las rodillas, poner la llanta nueva sobre la vieja teniendo buen cuidado de alinear los agujeros de las válvulas, y, uno a uno, ir soltando los radios de la llanta vieja y sujetándolos a la nueva. Se pueden mantener las tuercas de radio si están en buen estado. Conviene poner una gota de aceite a las roscas de los radios y a los ojetes de la llanta, para que sea más suave el proceso de apretado.

Una vez se hayan pasado todos los radios a la llanta nueva, hemos de apretar un poco los radios, por ejemplo hasta que la rosca justo desaparezca en la tuerca. Este proceso lo podemos hacer en la silla o podemos haber colocado ya la rueda en el soporte o la bici. Una vez tenemos los radios algo apretados es el momento de empezar el alineado.

Hasta aquí todo ha sido fácil. Ahora es cuando conviene tener mucha paciencia. Al principio parece que es imposible alinear la rueda. Tranquilos, todos hemos pasado por eso. La primera vez que alineé una rueda partiendo de cero no es que me rozara las zapatas de freno, es que tocaba el cuadro! Y me costó un buen rato conseguir que la rueda pudiera dar una vuelta completa con las zapatas completamente abiertas. Al final la rueda quedó perfecta. Aunque una rueda se puede alinear en una o dos horas, es mejor planificar dos o tres sesiones para el alineado: Si empezais a cansaros, dejad la rueda y volved al día siguiente.

Debeis ir poco a poco. No vale la pena dedicarle mucho tiempo a un trozo de rueda para después ir a otro: al cambiar un trozo es toda la rueda la que cambia, conque si dejas un trozo perfecto, te vas a otro y lo dejas perfecto y después vuelves al primero, resulta que ya no está alineado! Empezad por lo que esté peor alineado (ya sea horizontal o vertical) dejadlo un poco mejor de lo que estaba, y a otro trozo. Poco a poco la rueda irá cogiendo forma. Al ir alineando las deformaciones horizontales id teniendo en cuenta el centrado. Puede que ese trozo que parece tan desviado a la izquierda esté bien y sea todo el resto de la rueda que esté desviada a la derecha. De todas formas, yo miro más el alineado horizontal que el centrado en esta primera fase.

De momento los arreglos se hacen tensando los radios, ya que están flojos. Más adelante habrá que ver si se tensa o se afloja (ya llegaremos). Si el peor trozo está desviado a la derecha, coged los radios de la izquierda de ese trozo y dadles una vuelta de tuerca. Si la llanta está achatada no hagais nada, si está ahuevada, coged todos los radios de ese trozo y dadle una vuelta de tuerca.

A medida que la rueda va cogiendo tensión aparecen dos complicaciones que nos obligan a ir con más cuidado. La primera es que ahora al girar la tuerca del radio, también gira un poco el radio. Hay que contrarrestar este giro ya que si no, el radio, al volver poco a poco a su posición de reposo, nos desalinearía la rueda. Este efecto es particularmente acusado en radios de sección pequeña, como los conificados. Lo que hay que hacer es girar la tuerca un poco más de la cuenta y después volver atrás (los que habéis afinado alguna guitarra sabéis qué es lo que hay que hacer). Exactamente cuánto hay que volver atrás es algo que se va cogiendo con la experiencia. He oído aconsejar poner unas 'banderitas' con cinta aislante en los radios para ver lo que gira el radio. A mi no me ha servido de mucho, pero podeis probarlo...

La segunda complicación es que ahora hay mucha variedad de acciones a realizar para corregir un defecto. Hasta ahora, si querías arreglar un alabeo lateral a la izquierda, apretabas los radios de la derecha, ahora puedes:

  • Apretar radio(s) de la derecha
  • Soltar radio(s) de la izquierda
  • Apretar radio(s) de la derecha y soltar radio(s) de la izquierda

y además debes decidir si apretar 1/2 vuelta uno, 1/4 de vuelta dos, apretar 1/2 vuelta uno en un lado y soltar 1/4 de vuelta uno en el otro lado... La gran pregunta es ¿cómo sé qué hacer? Hay dos criterios, que junto a la experiencia, te van enseñando el camino:

  • Procura igualar las tensiones de los radios. Pulsad los radios del trozo en cuestión para ver cuales están más tensos. Por ejemplo, si los radios de la izquierda de ese trozo están más tensos (dan un tono más agudo) que los demás de la derecha, conviene soltarlos. Si los de la derecha están más flojos, conviene apretalos. Si hay uno que está particularmente apretado conviene soltar sólo ese; si todos los de la zona están a una tensión similar, mejor repartir el esfuerzo entre dos o tres.
  • Mira que pasa con el alineamiento vertical. Si la rueda está achatada en ese trozo conviene soltar. Si está ahuevada, conviene apretar. Si está bien, conviene apretar y soltar para que la suma de las fuerzas no cambie.

     

Naturalemente, las cosas no son tan sencillas. Puede pasar (mejor dicho, te pasará) que por equilibrado de tensiones te conviene apretar los de la derecha, pero resulta que la llanta ya está achatada en ese punto. ¿Qué haces? Depende de como está la rueda puede convenir apretar pocos radios un poquito o incluso no hacer nada y volver más tarde, esperando que al tocar otros puntos, este acabe un poco mejor en la próxima visita.

Es también en esta fase en la que empiezo a fijarme en el centrado. Si, por ejemplo, veo que la rueda empieza a estar alineada pero descentrada hacia la izquierda, entonces cojo todos los radios de la derecha y los aprieto 1/2 vuelta. Para evitar errores siempre que se haga una operación a todos los radios, o a todos los radios de una parte, conviene empezar en la válvula e ir radio a radio hasta volver a llegar a la válvula.

 

¿Cuándo se acaba?

A medida que la rueda va mejorando puedes ir juntando las zapatas, disminuyendo la tolerancia. ¿En qué punto puedes decir que se ha terminado el proceso? Yo lo determino a ojo. Calculo que con las zapatas y el ojo se pueden conseguir que las desviaciones laterales sean menores que una o dos décimas de milímetro, lo cual es suficiente. Otra forma de determinar que la rueda ya está bien es por la cantidad de vuelta que haya que dar a la tuerca para corregir el defecto: si es de menos de 1/4 de vuelta (en un solo radio) ya lo puedes dar por bueno.

Habreis notado que aún no he dicho nada de como darle la tensión adecuada a los radios. Esto lo explicaré en la sección siguiente.

 

Eliminación de tensiones residuales

Un paso esencial para conseguir una buena rueda es eliminar las tensiones residuales que puedan tener los radios. Estas tensiones se forman durante la fabricación del radio y también durante la alineación de la rueda. Aunque estas tensiones se concentran en una pequeña fracción del radio, pueden ser muy elevadas, mucho mayores que lo que suele soportar un radio por las fuerzas normales de la bicicleta. Si no eliminamos las tensiones residuales tendremos dos efectos perniciosos. Uno es que se vayan eliminando con el tiempo, dando lugar a que la rueda se descentre; otro es que las tensiones residuales junto con las fuerzas habituales sobrepasen (por ejemplo en un bache) el punto de máxima fuerza que puede soportar el metal. Si esto pasa la rotura del radio puede no ser inmediata, pero ya es inevitable. Notad que las fuerzas que se producen sobre los radios son muy inferiores a lo máximo que pueden soportar, conque a menos que haya algún defecto de fabricación, un radio que no tenga tensiones residuales es prácticamente eterno.

La manera más sencilla, y posiblemente la más eficaz de eliminar las tensiones residuales es la siguiente: Poneos guantes o envolved los radios con toalla para protegeros la mano, coged dos radios de la izquierda que estén paralelos con una mano (suponemos entrelazado 3x, que es el más habitual), y dos de la derecha que también estén paralelos con la otra mano y apretadlos con todas vuestras fuerzas. Como si los quisierais romper. Soltadlos. Id repitiendo el proceso hasta haberlo hecho a todos los radios.

Tras la eliminación de las tensiones residuales es posible que la rueda haya quedado ligeramente desalineada. Naturalmente hay que volverla a retocar. También puede pasar que haya quedado bastante desalineada en dos grandes 'ondas', es decir que al dar una vuelta de rueda veamos un alabeo horizontal a la izquierda de un cuarto de velta, después se va a la derecha otro cuarto, después otro cuarto a la izquierda y después otra vez a la derecha. Si esto pasa es que la llanta empieza a coger forma de '8' porque nos hemos pasado de tensión (tranquilos que no hemos dañado nada). En este caso hay que soltar cada tuerca media vuelta, realinear y ya hemos acabado.

Otras formas de encontrar la tensión máxima

Acabamos de describir una forma de encontrar la tensión máxima que puede soportar una rueda. No siempre es posible seguir este método: si la llanta es de sección en V o tenemos pocos radios (digamos menos de 32) este método no funciona, en el primer caso por exceso de rigidez de la llanta, y en el segundo porque cada radio tiene que soportar mucha más tensión y habría problemas con la tuerca antes de llegar al límite de aguante de la llanta. Por suerte existen otros métodos para encontrar la tensión máxima.

 

  • Por tono. Cuanto más tenso esté el radio, más agudo sonará al pulsarlo. Esto lo hemos estado usando para igualar tensiones al alinear y también lo podemos usar para encontrar la tensión máxima: basta saber que nota ha de dar el radio al estar a tensión máxima. Esto depende de la sección (el grosor) del radio y también de la longitud desde el último punto de cruce a la llanta. Existen tablas creadas por John Allen en el que se indica el tono que debe dar un radio a la tensión correcta. Si ya conoceis vuestras ruedas sólo teneis que ir con un instrumento a la bici y identificar el tono de vuestros radios.
  • Por giro. Cuanto más tenso está el radio más difícil es girar la tuerca. En cuanto se hace difícil girar la tuerca, es que ya no podemos tensionar más el radio. Id con cuidado de no gastar 'el cuadradito' de la tuerca. Antes de eso teneis que parar.

     

Ahora, a trabajar

Esto que os he mostrado son simplemente unas indicaciones. Como realmente se aprende es con la práctica. Y os aconsejaría que os lo tomarais con calma: no os empeñeis que la primera rueda que retoqueis os quede perfecta, conformaos con que os quede mejor. Con paciencia y un poco de dedicación pronto sereis unos expertos.